EL SECRETO DE ANTONIO COLMEIRO
FORMULA PARA DESCUBRIR
NIGROMANTE DE LA PINTURA




No se supo jamás cuándo ni donde.
Todo es casi pecado. Se introdujo
aquella semisombra como un lujo
con el misterio que la corresponde.

El que lo quiera descubrir, que ahonde
en qué chistera estaba y en qué brujo.
Dicen de una mujer que le sedujo.
Nadie sabe en qué cámara la esconde.

Hablan de un buhonero con levita,
del oro salomónico que habita
donde ya nada sobra y nada cabe.

¡Todo es mentira! Si alguien le conjura
que mire más allá de la pintura,
porque es solo Colmeiro el que lo sabe.

LUIS LOPEZ ANGLADA
(Premio Nacional)